Farrough Farrokhazad fue una poeta nacida y muerta en Teherán, Irán el 5 de enero de 1935 y el 13 de febrero de 1967, respectivamente. Mientras vivía publicó cuatro libros de poemas, Preso, de 1955; El muro, de 1956; Revuelta, de1959; y, En otro amanecer, de 1963. Después de su muerte, se publicó su último libro Creamos en el comienzo de la helada estación, en 1974. A los 15 años empezó a estudiar pintura, y a los 16 se enamoró y se casó con su primo; sin embargo, esto causó una ruptura con su familia, en especial con su padre, ya que ellos no aceptaron el matrimonio. Se mudaron a Ahvaz, donde ella continuó con la pintura y la poesía; y, para los 17 años de edad, ya tenía su primer hijo. A causa de los diferentes ideales de libertad entre la pareja, se separaron y el padre se quedó con la custodia del hijo. Finalmente, murió a los 32 años en un accidente de coche.

La casa es negra, la única película de la poeta, seguramente fue realizada en 1962 y salió al aire en 1963. Este cortometraje de 22 minutos de duración, retrata la forma de vivir, las costumbres, las actividades y el día a día de una comunidad de leprosos. En realidad, sabemos desde un inicio que se trata de ellos, ya que, todas las personas que nos muestran tienen esa característica; sin embargo, es hasta el final que sabemos al cien por ciento que en efecto nos hablan de ellos.

Me gusta que el final sea fuerte y contundente. La toma es de todos los enfermos caminando hacia adelante, pero vemos cómo se cierran unas puertas maltratadas de madera con un letrero que dice “Centro de leprosos”, explicando que de ahí no sale nadie e incluso, que puede ser peligroso entrar: una forma de excluirlos. Es feo decir esto, pero es una realidad. Están apartados de la sociedad, formando una propia.

En cuanto a lo demás, resulta lo mismo. De principio a fin, la película es cruda, es dura y, en cierta medida, cruel. Pero de qué otra forma se representa la fea realidad sino es así. Farrokhazad le encuentra una poesía a un tema oculto, a un tema no bello y del que nadie, o no muchos, quieren hablar. Retrata a las personas con este padecimiento sin temor, y se nota en la cámara, en los encuadres, en los movimientos y demás. Lo que vemos muestra determinación al hacer las cosas, que no tuvieron la pena de ir con cada uno y preguntarles si los podían filmar. Es decir, no es un descaro total, pero nos muestran sus caras estropeadas, los extremos faltantes de sus cuerpos, las manos y los pies defectuosos, la forma en que los curan, etc.

Al principio de la película dicen que lo que se va a ver no es nada bonito, sino todo lo contrario. Y, cumple con ello. Y, además, las palabras que nos van contando forman una poesía que van acorde al tema. Habla de que en un mundo tan maravilloso hay mucha fealdad, una fealdad externa que provoca repele a otros.

Por último, la fuerza y el impacto que este documental tuvo conmigo fue el siguiente. Hay una escena donde un niño toma una muleta y la convierte en un juguete, como si ésta fuera un caballo. Me recordó cuando mi abuelo murió. Le habían comprado apenas una especie de silla-andadera, la cual no usó mucho. Un primo de ocho años fue con su peluche al departamento donde vivía nuestro abuelo. Vio la silla y empezó a jugar con ella montando a su muñeco y paseándolo de un lado al otro. En ese momento comprendimos el ciclo de la vida: alguien muere, pero todo continúa. Los niños son niños, los viejos son viejos, los leprosos son leprosos, pero todos somos alguien, somos humanos, y eso es lo maravilloso de esta vida.

 

Referencias

Forugh Farrojzad. (2017). [en línea] Es.wikipedia.org. Disponible en: https://es.wikipedia.org/wiki/Forugh_Farrojzad [Visitado 14 feb 2017].

Farrokhzad, Forough – Poemario de Mujeres. (2017). [en línea] Poemariodemujeres.com. Disponible en: http://www.poemariodemujeres.com/spip.php?rubrique121 [Visitado 14 feb 2017].

Anuncios