En esta película se puede ver todo y nada. Se crea una confusión y luego una aclaración.

Al principio no se entiende qué está pasando o qué es lo que vemos. ¿Es agua? Sí, sí lo es. Muy bien. ¿De donde viene esa agua o a dónde va? No sé. ¿Mmm… es agua de mar o de algún río? ¿Estamos en la playa? No, no puede ser de la playa, si no se hundiría. ¿Entonces es concreto la superficie por donde se desplaza el líquido? Sí lo es. ¿Es espuma o que es aquello blanco? Creo que puede ser jabón.

Mil y un cuestionamientos que se deben hacer al ver este cortometraje. Para entender que pasa hay que estar al tanto de todo. Poco a poco se empieza a ver claro lo que pasa. Empiezan por tomas muy cercanas a lo que están filmado y poco a poco se van alejando. Para el final, entendemos todo, y hasta parece cómico.

Es agua con jabón que está siendo tirada y barrida por alguien para lavar el suelo. Al principio parce que está hecha en blanco y negro, después, con motivo de la aparición de una hoja, nuestro cerebro procesa que hay color, y ya para entonces vemos todo con pigmentos.

¿Por qué digo que se ve todo y nada? En realidad, es agua fluyendo. Pero hay algo en esa imagen y en esas tomas que uno podría quedarse el día entero viendo aquello. La cámara está bien colocada, los encuadres bien cuidados y demás. Por la parte del todo, y mi toma favorita de toda la cinta fue una que todo el plano estaba cubierto por agua (una masa negra) y puntitos de jabón (pequeñas bolitas blancas). En ese momento juré que era una toma del espacio desde una zona rural donde se pueden apreciar todas las estrellas del universo. Es decir, lo estaba todo ahí, contenido en una imagen. El universo en una fotografía. Después regresamos a la realidad del agua con jabón.

La música no pudo haber sido mejor. Música clásica y de Brahms. Le da un toque sensacional. Vemos imágenes envueltas y lentamente le vamos quitando la envoltura al caramelo con la emoción que nos transmite la pieza del músico alemán. Una vez que entendemos el evento, seguimos viendo el agua fluir por una especie de estacionamiento. Fluir y fluir, como la vida del ser humano, siempre va y va, nunca se detiene.

Anuncios