Un homenaje a Jean Vigo a color.

Lo que más resalta en este cortometraje francés son los colores. La combinación, los contrastes y el juego que se crea entre ellos. Por ejemplo, hay una secuencia con varias tomas en donde cada encuadre está el color amarillo junto al azul, creando un equilibrio en la composición de la imagen.

Al final, cuando el carnaval ya terminó, hay una analogía donde muestra los paraguas abiertos y una segunda toma de estos mismos, pero ya cerrados. Estaban abiertos y después cerrados (había empezado la fiesta y ya terminó.)

La parte donde muestran el Edén es lo mejor; puesto que es, en cierta parte, es una reflexión sobre la búsqueda del humano en esta vida. Todas partes dice que ese es el Edén o que está a unos kilómetros (por ejemplo, varios hoteles, restaurantes o fracciones de playas dicen que es el Edén), pero entonces, ¿cuál es el verdadero?, ¿acaso existe el Edén?

Anuncios